20 diciembre, 2016

Buscó en Facebook a su primer amor y un error los juntó para siempre

Esta es la historia de Mandy Ashforth y Barrie Moat que comenzó en 1982. Dos jóvenes en ese entonces que se conocieron cuando Mandy tenía 17 años y realizaba un camping de chicas en Bridlington (Inglaterra). Ella quedó completamente enamorada de Barrie, pasaron la noche juntos luego de conocerse y antes de que se termine el camping hicieron planes para reencontrarse de nuevo, en una estación de autobuses luego de una semana de separarse.

Lamentablemente no pudieron verse de nuevo luego de una semana, Mandy esperó por él dos horas en la estación pero Barrie nunca llegó. Ambos hicieron sus vidas por separado pero Mandy no dejó de pensar en él. Cada vez que estaba en la ciudad de Barrie preguntaba por él pero nunca nadie le dio razón.

PUBLICIDAD

Cada uno hizo sus vidas por separado y luego de ya pasado más de 30 años, Mandy se divorció y volvió a buscar a Barrie. Esta vez volvió a intentar a buscarlo por Facebook pero no conseguía dar con él hasta que de tanto estar probando y por error cambia la letra del nombre. Ella escribió “Barrie” en vez de como siempre lo hacía: “Barry”. Así logró por fin contactarse con él.

Ella le envió una solicitud de amistad la cual él aceptó y con eso ella le preguntó si él era el chico que había conocido en Bridlington en 1982. Barrie se quedó sorprendido por todo, él solo había creado su Facebook para promocionar su negocio de pesca y no solía aceptar solicitudes de nadie pero la aceptó y el mensaje que recibió después le dejó asombrado, Mandy lo había localizado después de más de 30 años.

Una vez que supieron que eran aquellos que se habían conocido hace más de 30 años comenzaron a mensajearse como dos adolescentes, intercambiando miles de mensajes por semana. La química entre ellos todavía seguía intacta y parecían recuperar el tiempo perdido con los mensajes que intercambiaban. Después de un mes de conversaciones por la red decidieron encontrarse, esta vez Barrie no iba a desperdiciar por segunda vez la oportunidad de ver a Mandy.

A pesar de los temores de ambos se reencontraron, y luego de unos meses Barrie le pidió matrimonio a Mandy. Las familias de ambos están muy contentos con el desenlace de su historia. Mandy producto de su primera relación de 12 años tiene a sus hijas Claire de 29 años, Jade de 25, Emma de ​​23. Durante su segundo matrimonio de 18 años tuvo un hijo, Brandon de 16 años de edad y una hija, Jordan de 12 años. Mientras Barrie, que recientemente también se había separado de una relación de 26 años, tiene un hijo de 24 años, Ben.

Siempre pensé en él, era mi primer amor y a pesar de los años que han pasado, siempre soñé con volver a verle. Todavía tengo que pellizcarme para saber que somos una pareja, que todo esto es real y que vamos a pasar el resto de nuestra vida juntos” declaró Mandy.

Por su parte Barrie declaró: “Creo que las cosas suceden por una razón y eso demuestra que nunca es demasiado tarde para encontrar el amor“. Y concluyó con: “Una cosa es segura, no voy a dejar ir a Mandy nunca más.”

Cuando hay amor siempre se encuentra el medio para que prospere.

Mandy Ashforth y Barrie Moat actualmente.

Fuente: Mirror.co.uk

Si también crees que nunca es tarde para encontrar el amor y siempre hay un medio para que prospere comparte esta encantadora historia.