13 mayo, 2016

Le dijeron que su hijo murió durante el parto pero ella hizo esto y un milagro ocurrió

Esta historia ocurrió en Australia, donde Kate y David iban a ser padres de mellizos, un niño y una niña. En el parto realizado a Kate, prematuramente a las 27 semanas de gestación, nació una niña, Emily, pero su hermano, un niño al que habían elegido el nombre de Jamie, no sobrevivió a la cirugía debido al difícil parto. Los médicos le declararon muerte cerebral.

Ella estaba devastada por la noticia y junto con su esposo David preguntó a los médicos si podía sostenerlo por lo menos unos minutos.

PUBLICIDAD

Kate dijo: “Yo quería tanto conocerlo y abrazarlo para que él nos conociera. Dado que su vida estaba fuera de este mundo, queríamos que supiera quiénes eran sus padres, y que nosotros le queríamos mucho antes de que naciera y muriera“.

Así Kate abrazó el cuerpo muerto de su hijo Jamie, habló con él sobre todas las cosas que pudieron haber hecho juntos, le contó de la familia que eran y acompañada por su marido lo abrazó, lamentó y lloró su pérdida.

David pidió sólo unos minutos más con su hijo mientras que los médicos y enfermeras estaban a la espera del cuerpo para hacer la documentación respectiva pero pasaban los minutos y ellos se quedaron con el cuerpo del bebé durante más de dos horas. La hermana melliza de Jamie, Emily, estaba bien y era atendida por los médicos, mientras David lloraba junto a su esposa el dolor de haber perdido a su hijo.

Después de dos horas, ya resignados a la pérdida de su hijo, cuando Kate y David ya se estaban preparando para decir adiós a Jamie, notaron movimientos pequeños y breves en el pequeño cuerpo y el bebé abrió los ojos. Ellos se emocionaron al ver sus ojitos y llamaron a los médicos.

Los padres llamaron al equipo médico que no dio mucha importancia mas ellos insistieron en que Jamie estuvo con los ojos abiertos. Mientras que Kate y David les decían que el bebé todavía podría estar vivo los médicos les desalentaban. Después de un tiempo el médico volvió con un estetoscopio y escuchó el corazón de Jamie y balanceando la cabeza decía: “¡Yo no lo creo, yo no lo creo!. Ellos entonces apuraron para dar el apoyo necesario para el bebé, que vivió y crece hoy en día como un niño normal.

En Australia es popular que los padres acompañen el desenvolvimiento de los bebés prematuros, especialmente la madre, colocando al bebé cerca de su corazón, y el proceso se llama “Madre Canguro” que consiste en que el bebé escucha el latido del corazón de la madre y su aroma para que pueda desarrollarse.

En el caso de Jamie, los médicos insisten en que no hay explicación científica o médica para lo que pasó. Su padre David dijo: “Kate y su instinto maternal salvaron la vida de Jamie. Si ella no hubiera hecho eso, no lo tendríamos hoy con nosotros, creciendo junto a su hermana Emily“.

¡Un milagro que Dios puede hacer para cumplir con la oración del corazón de una madre!

En esta foto más reciente publicada en Facebook, los gemelos de 4 años aparecen en brazos de su madre.

Fuente: Familia.com.br | Distractify

Si te gustó esta conmovedora historia y crees en el poder milagroso de una madre comparte con tus amigos.